Pan, solo pan, sí, combustible más que suficiente para tocar el cielo y continuar hasta el infinito. Pan con el sello de un artista de las harinas y la masa madre como José Ignacio Navarro Ilustre, de la panadería Ilustre de Málaga. Así describía recientemente las propuestas que nos ha descubierto José Ignacio, más conocido en el sector como el Pepe “el chico”, por su padre y su abuelo artífices antes de la panadería donde ya trabaja la tercera generación.

Un profesional inquieto y que nos muestra esa inocencia tan necesaria para crear y avanzar que, sin embargo, ha perdido una gran parte del sector, normalmente los más encumbrados por la crítica.

 José Ignacio descubre cada detalle de estas auténticas obras de Arte. Con “Pepe” te adentras en el pan de tomate, super aromático, crujiente, con un punto de dulzor y con la potencia del tomate.

Asistir al corte de una de estas hogazas es una fiesta total para los sentidos. Si a este pan de tonalidad rojiza le añades un Aceite de Oliva Virgen Extra, un AOVE como: Alzay Oleum, Claramunt o Molino Don Félix, citados por estricto orden alfabético, estás listo para levitar.

El pan de tomate se elabora con trigos provenzales y extracto de tomate italiano de Parma, de la marca Mutti que ofrece una calidad impecable. Otro de los panes de las imágenes es blanco de masa madre, pura artesanía que exige casi 48 horas de elaboración para alcanzar ese mullido casi sobrenatural. El terceto se redondea con pan de centeno, igualmente exquisito tanto por el sabor de sus harinas, mezcla de trigo y centeno, como por la combinación de malta, semillas tostadas y un toque de miel.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here