El desayuno, el primer alimento del día, está cambiando de formato y de escenario. La comida rápida y, por lo general, poco imaginativa, se ha transformado, a consecuencia de la pandemia, en una celebración Gourmet, especialmente en jornadas festivas.

La nueva generación de desayunos gastronómicos lanzada por restaurantes inquietos, como es el caso de Arai, en San Pedro Alcántara, adentra en una experiencia nueva, aún poco explorada y con un enorme potencial.

Se buscan ingredientes saludables, aromas enérgicos y sabores estimulantes, que deben conjugarse, eso sí, con la sutilidad de los zumos de fruta recién exprimida y con la potencia de los mejores cafés o tés humeantes, con el mejor origen y sin sombra alguna del maldito torrefactado.

El cocinero ejecutivo del restaurante Arai de San Pedro Alcántara, Javier Sevilla, un leonés formado en fogones estelares de su propia tierra y de la Costa del Sol, se ha lanzado al nuevo territorio.

Su primera carta de desayunos incluye sugerencias de Alta Cocina como: los revueltos de huevos con cebolla caramelizada y foie o las tostas de pan integral y avena con salmón, mango, tomate y rúcula o las que reúnen aguacate, burrata, tomates cherry y brotes tiernos. Hay más, claro, algunas tan desafiantes como las tostas de pimientos asados con ventresca de atún, o tan tradicionales como la tortilla de patatas con cebolla. Un mundo aún por explorar.

Ojo, la tortilla de patatas es más que una atracción de barra de taberna, se ha convertido en una referencia Gourmet absoluta, ya descubierta por un visionario como Ferrán Adriá en su primera aventura hotelera de hace más de dos décadas: Hacienda Benazuza, radicada en la localidad sevillana de Sanlucar La Mayor. Sus desayunos a base de conservas de pescado, tortilla con sal gorda y zumos naturales, elaborados genialmente por otro grande de los fogones, Tulio Zampieri, fueron legendarios antes de caer en el olvido.

Ahora, en la fase final de un 2020 marcado por el virus y sus consecuencias, ha llegado la hora de la Alta Cocina Matinal.

 SALUDABLE, DESENFADADO, DIGESTIVO

La cata del primer aceite de la marca Premium, Molino Don Félix, de Ronda, ha sido la excusa perfecta para adentrarnos de la mano de Javier Sevilla en la nueva dimensión del desayuno, sustituto de las cenas interminables, punto de convivencia con familiares a los que se quiere proteger del virus, y terreno de pruebas de nuevas experiencias en la mesa.

Pan caliente, recién horneado, crujiente, esponjoso, para catar un aceite de oliva supremo, un AOVE como el Molino Don Félix con los distintivos POP: Primum Oleum Premium. Es el primer acto de esta nueva fiesta de los sentidos de la que ya os hemos hablado.

Continuamos ahora con la tosta de aguacate, burrata, tomates cherry y brotes tiernos. La rebanada de pan integral con avena llega a la mesa con esa temperatura que multiplica su toque crujiente. Es el contrapunto perfecto a un recital de consistencias tan delicadas como la ofrecidas por el aguacate, los cherrys y la burrata, majestuosa por la profundidad de su sabor.

Las pequeñas explosiones de los cherrys y los crujidos mínimos de los brotes tiernos que cubren la tosta redondean ese concierto en el paladar. La nota final, el do de pecho, llega de la mano del aceite, un AOVE, que se extiende por su superficie y justifica cualquier desplazamiento.

Satisfacción total, casi vegetariana, para lanzarse a por un buen café o… por una buena copa de champagne antes de entrar en el capítulo dulce. Arai redondea este apartado de su carta de desayunos con: un bol de fruta fresca con yogur y ona, para quienes más se preocupan por la línea, o por una tarta esponjosa de queso con coulis de mango, que también sale de la cocina de la casa, o por una tarta de manzana con idéntica procedencia, para quienes apuestan por lo dulce.

PALABRAS MAYORES

Subimos un escalón en este Desayuno Gourmet Experience. Es la hora de los huevos revueltos, sí, pero elaborados con cebolla caramelizada y con un toque de foie ligeramente hecho.

Es una marcha más a nivel Gourmet, que combina la melosidad de unos huevos revueltos con una cebolla celestial a la que el foie pone un punto final chocante. Alta Cocina en formato desenfadado. Esta propuesta confirma la calidad del maestro de los fogones a la hora de elaborar un plato sutil, nada pesado, que reconforta, que anima a desplegar toda la energía vital en las horas siguientes.

A estos huevos revueltos hay que añadirles un extra de placer: su aroma, capaz de alertar al resto de clientes de Arai sentados en su terraza a las distancias reglamentarias. Es un plus capaz de multiplicar el número de creyentes en los desayunos Gourmet.

El camino está abierto: la primera comida de la jornada multiplica su capacidad de atracción en un escenario post covid, que penaliza las cenas y las sobremesas hasta las tantas de la madrugada. Llegan costumbres más saludables, más divertidas, para conmocionar el universo Gourmet. ¿Quedamos a desayunar?

2 COMENTARIOS

  1. En Arai ya trabajan a fondo con el concepto más candente de la Gran Cocina: el desayuno. Sí, ese tiempo ignorado en el mundo Gourmet, resuelto de mal modo con un café sin pena ni gloria, está destinado a ser el gran protagonista del nuevo tiempo en la mesa. Platos sugerentes, panes de lujo, aceites maravillosos, cafés o infusiones que dejan sus mejores recuerdos en el paladar a lo largo de la mañana ya han demostrado todo su potencial tanto en el hogar como en los mejores restaurantes. El desayuno Gourmet es un momento muy especial a diario y un lujo siempre asequible en los días festivos. En Arai, de San Pedro Alcantara, conocen el camino a seguir y los clientes están confirmando el éxito de esta propuesta.

  2. Un lujo poder disfrutar del Desayuno, la comida más importante del día, en lugares como Arai, donde se cuida el producto y descubres una cocina saludable y divertida. Lejos de prototipos establecidos. Es el momento de apuntarse a la tendencia de los Desayunos Gastronómicos

Responder a Jose Antonio Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here