En La Bodeguilla se trabaja siempre con la mejor carne, es una tradición respetada. Esa experiencia salió a relucir en la propuesta elegida por la mayoría de las personas sentadas a la mesa. Su elección: lagarto selecto de castañas con sus patatas fritas y mojo.

PRINCIPALES DE VERDAD

¡Qué regalo! Aroma y sabor potente, textura celestial, cada bocado un instante de gloria. El mojo pone su toque enérgico, disparando así el nivel de satisfacción. Acierto pleno.

En el otro bando, amantes del pescado, un plato tan básico como sublime: boquerones abiertos y sin espinas. Crujientes, jugosos, sin una gota de aceite, con todo el sabor de las profundidades marinas. Grandiosos, perfectos, el mejor regalo para quienes disfrutamos con los productos sencillos. Matrícula de Honor.

Final perfecto para un menú de los recogidos por Cocina del Retorno, con un precio final de 30 euros, aún más destacable cuando se incluye el Arte en los fogones, el nivel de los productos naturales que conforman cada plato y el cariño, el inmenso cariño al comensal desplegado por todo el equipo de La Bodeguilla del Bar Jamón.

LAS DELICIAS DE MAMÁ MAMÉ

El broche dulce es aquí más dulce, más clásico, más inolvidable. Elegimos dos verdaderos emblemas de la casa con su maridaje correspondiente: el referente, flan de castañas maridado con moscatel dorado Los Cuartillos, y el rompedor, tocino de cielo con crema de queso y fino La Panesa.

En ambos casos: ligereza del dulce, sutileza de cada uno de los sabores reflejados en el paladar y textura firme, para degustar hasta el último gramo. Ahora vienen los contrastes. El tocino de cielo, super etéreo, confronta con el sabor salino del fino. Dulce frente a salado, chispazo en los sentidos, un despertador de cerebros en el final de un menú siempre chispeante.

Para recobrar la paz, para volver a tierra, una combinación de dulce y dulce, siempre comedidos, sin la menor descarga molesta de azúcar. Sí, es el momento de maridar el flan de castañas con el moscatel dorado. Un manjar de dioses, una lección de elegancia, de distinción, con productos de proximidad, que solo se disfruta en estas tierras mágicas, las últimas tierras vírgenes de Europa.

El trabajo impecable de todo el equipo de La Bodeguilla, bajo el liderazgo de Borja Fernández, ofrece un bloque de emociones reconfortantes. Hay tradición y vanguardia, hay juventud, con toda la proyección imaginable, y hay compromiso, muy firme, de satisfacer a la persona sentada ante la mesa.

La Cocina del Retorno tiene una embajada excepcional en El Puerto de Santa María: La Bodeguilla del Bar Jamón,lo mejor para el cliente al mejor precio. Ese es el desafío resuelto por Borja Fernández y su gran equipo de profesionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here