Corren nuevos tiempos para la gastronomía y el cocinero extremeño afincado en Málaga, Abraham Garrote, lo sabe desde hace mucho. Fue defensor de aspectos innovadores como las mesas desnudas y sin mantel o los platos para compartir en la etapa en la que hizo sus mayores avances en Alta Gastronomía con La Solana, de Fuengirola.

Inquietud por nuevas fórmulas, sin convencionalismos, que le han llevado de labrarse un nombre entre los grandes de la cocina durante la etapa de La Solana a explorar ahora una gastronomía más cercana y global. Salitre es su nuevo proyecto, que acaba de arrancar junto a su mujer Marta Galdeano, una de las pocas mujeres de la provincia. Dos profesionales que simbolizan la fuerza que puede llegar a tener una pareja en sus emprendimientos empresariales.

Salitre se encuentra en el mismo espacio de La Solana, la arteria principal de Fuengirola, en el número 22 de la Avenida Ramón y Cajal y es una taberna marinera. Con su ruido, donde se mezclan las risas  y las copas chocando, con sus raciones y sugerencias del día, sus prisas y emociones. Con la barra repleta, zona de mesas altas y también bajas. Un lugar para volver siempre.

El espacio se ha redecorado, dando una enorme fuerza y carácter al concepto de taberna marinera. Con muy buen gusto, luminoso y moderno, todo obra de Abraham.

Carta calibrada para arrancar

La calidad y variedad gastronómica de la carta confirma el acierto del nuevo proyecto de la pareja. Una Carta corta, aunque Abraham dice que, incluso, sobra algún plato, variada y muy atrayente, tanto por propuestas gastronómicas como por la finura de los precios, lo que estimula, incluso, a pedir más.

Una carta muy calibrada para arrancar. Muy pensada para compartir. Con propuestas frías, salazones, molletitos, platos calientes, carnes y una variada selección de atún rojo salvaje, lo que convierte a Salitre en el referente de este producto en Málaga.

 

Nuestra elección fue: ensaladilla de gambas, para arrancar, estupenda para crear un buen ambiente. Mejillones con deliciosa salsa como plato del día. Tataki con ajoblanco, un auténtico plato de restaurante gastronómico.  Impecables croquetas de corvina por sabor y textura. Para finalizar una selección de diferentes propuestas de atún, elegidas por Abraham, parpatana, corazón y tarantelo, fantásticas por calidad de producto y elaboración. Para el maridaje elegimos el blanco de la bodega navarra de Marta, Viña Perguita, siempre es un acierto.

Una excelente comida a un precio muy estimulante para repetir, con un servicio rápido y atento. La única sugerencia es mejorar las guarniciones, pues las que catamos resultaban insuficientes para unos platos de tanta calidad. Aún a costa de elevar el precio ligeramente. El comensal gourmet lo agradecerá y el resultado final mejorará.

El arranque de Salitre ha sido sobresaliente. Un gran concepto listo para evolucionar y seguir dando caché a la propuesta gastronómica de Málaga. Bienvenido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here