Marbella Club ha conseguido con su restaurante de playa, MC Beach, o “Chiringuito on the beach” como lo denomina la empresa, una propuesta de alta gastronomía junto a la playa absolutamente impecable, por escenario, Carta y servicio. Una hazaña realmente complicada, pues la ubicación de la playa siempre complica cualquier desarrollo gastronómico excelente por los factores climatológicos.

El escenario de MC Beach es absolutamente cinematográfico, donde se ensalzan los valores mediterráneos más clásicos. Con la gama de colores azules como gran protagonista. Una escenografía cariñosa, envolvente y seductora que relaja al comensal para estimular y potenciar todos sus sentidos. Un ambiente donde los diferentes elementos, como el viento, el aroma, el sonido del mar… contribuyen a articular una experiencia plena.

El equipo de MC Beach es el gran protagonista de la magia que envuelve a este restaurante. Un grupo amplio de profesionales, con una formación impecable que ofrece todo tipo de información con discreción, pero también mucha cercanía. Manejando a la perfección los tiempos de la puesta en escena gastronómica.

La fiesta de la gastronomía mediterránea

La Carta es de corte muy clásico, mediterráneo y también malagueño. Suficiente completa y variada, con sushi, frituras, espetos, parrillada y unos suculentos postres; pero también concisa, lo que facilita la elección. Todos los platos están servidos con presentaciones formales e impecables, en la línea del trabajo desarrollada por el equipo de cocina de Marbella Club liderado con el gran Chef, Juan Gálvez. Destacar la calidad extraordinaria de todos los productos.

Nuestra experiencia arrancó con unas suculentas gambas cristal con pimientos rojos asados maridada con la frescura de  Raventós i Blanc de Nit, el espumoso de Raventós i Blanc, elaborado con Xarel-lo, Macabeo, Parellada y Monastrell.

A continuación disfrutamos de las propuestas de la barra de sushi, muy apropiada para degustar en el entorno, con  sashimi, nigiri y rolls. Presentación, textura y sabor impresionante que disfrutamos aún más con el contraste del maridaje con el exquisito Palo Cortado Bertola, de Bodegas y Viñedos Díez Mérito, una de las más emblemáticas de Jerez.

En el capítulo de espetos hechos con leña y sal marina y servidos con verduras y patatas nuevas, optamos por el salmonete, que resultó sublime. Pero también se puede elegir sardinas, lubina y dorada. Es la expresión del pescado en su plenitud.

La belleza de la Pavlova de MC Beach

Del apartado de carne, tuvimos la oportunidad de catar dos de las grandes propuestas de la Parrilla: chuletitas de cordero y Chateaubriand. Platos clásicos llevados a un nivel de excelencia absoluto por profundidad de sabor y textura en boca. Carnes que maridamos con Celia, el vino más exclusivo del bodeguero Juan Carlos Vizcarra, de Ribera del Duero, elaborado con tinto fino, en un 95 por ciento, y garnacha en un 5. Vino distribuido, como los dos anteriores, por Bebidas Ojen, uno de los granes proveedores del grupo de Marbella Club y Puente Romano.

Destacar la carta de postres, donde sobresale el talento de todo del equipo de pastelería con sugerencias que enamoran como la tarta de terciopelo rojo de queso fresco. Disfrutamos de la Pavlova, con una presentación impresionante, por colorido y volumen y un sabor aún más emocionante y una mousse de chocolate.

MC Beach es un valor seguro, absolutamente exclusivo, con un precio razonable que debe de descubrirse y disfrutarse este verano. Un espacio All Stars, protagonista estelar de Marbella, una de las propuestas gastronómicas más interesantes, divertidas y variadas del mundo. Más información en https://www.marbellaclub.com/en/restaurants/mc-beach.html

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here