Han desplegado todo su saber al pie de la muralla de Marbella, han mostrado los niveles de perfección de sus quesos de oveja, perfeccionados durante 8 siglos, casi los mismos de uno de los grandes símbolos del Casco Antiguo. Los elaborados de Finca Pascualete han recibido los mejores comentarios por la singularidad de sus texturas, aromas y sabores, resultantes de trabajar siempre de forma artesanal.

Los 20 especialistas que impulsan esta quesería emblemática, situada a mitad de distancia entre Trujillo y Cáceres, trabajan a diario con leche de ovejas que pastan especies herbáceas como jara, enebro, tomillo, romero o zarza.

El resultado de utilizar esa materia prima tan singular se percibe en todas sus elaboraciones. Finca Pascualete ofrece especialidades que van desde Mini La Retorta, que se toma con cuchara tras levantar la tapa superior, hasta Pastura con Trufa, enriquecido con trufa negra italiana.

 

 

 

Entre ambos valores se sitúan: la Retorta, con leche cruda de oveja y prensado a mano; el Cumbre de Trujillo, hecho con leche pasteurizada y la receta tradicional de los pastores de la zona; el Monte Trujillo, un queso de leche cruda de tipo rústico; o el Pascualino, un queso joven y fresco de pasta dura que se elabora, también, con leche cruda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here