Que Petaca Chico, uno de los proveedores de atún de Marbella All Stars durante dos años consecutivos, decida adentrarse en el mundo de la hostelería con una propuesta en Conil es una gran noticia y todo apuntaba a que sería brillante. Pero saber que lo hace de la mano de Mauro Barreiro, uno de los cocineros con más talento y desde luego valiente de Andalucía es una exclusiva gastronómica. Se llama Cooking Almadraba, es una preciosidad, vanguardista, así como funcional y está en centro, en la inspiradora plaza de Blas Infante.

Cooking Almadraba es un proyecto tan bien realizado que gastronómicamente ya se puede situar a la altura de locales tan míticos como El Campero. Pero con unos precios muy competitivos que le convierten en tremendamente atractivo. Es desde luego, un nuevo templo del atún en Cádiz que hay que descubrir y disfrutar.

 

El producto es de máxima calidad, evidentemente, y la ilusión de Mauro Barreiro y todo el equipo se ha canalizado en un torrente de creatividad desarrollada con un enorme conocimiento técnico. La sala se reparte entre mesas altas junto a la barra y parte de la cocina visible, comedor para la noche y terraza al aíre libre. El servicio es rápido, muy bien entrenado y formado sobre los platos que sirven que describen con todo lujo de detalles.

  

Enorme calidad, creatividad y precio muy competitivo

La carta es para disfrutarla entera. Arrancamos con “Ñamñam” a modo de tapitas, de las que elegimos la ensaladilla de atún en escabeche emulsión de su mahonesa. Perfecta, apetitosa e inspiradora.

  

Dejamos la comanda en manos de Mauro. Arrancamos con un surtido de atún crudo con ventresca, tataki, tartar y lomo de atún con una salsa a la roteña. Colosal, divertido y equilibrado. Fantástico inicio.

Además de atún, la carta ofrece espacios especiales para el pulpo y el pez espada. De pulpo disfrutamos de la pata de pulpo asada con coulan de patata y yema y cremoso de chorizo. Estupenda presentación en la que la yema de huevo empapa el plato al romper el coulan de patata. El día que visitamos Cooking Almadraba no había entrado pez espada en lonja.

A continuación el plato que más nos gusto, el arroz con anguila, choco y pellejitos de atún, con unos tacos de cola blanca asados. Top por sabores, contrastes, intensidad y presentación. Con los pellejitos de atún en movimiento cuando el plato llegó a la mesa. Soberbio.

 

 

 

 

Los vinos jugando un papel fundamental en la comida con una selección de blancos para arrancar encabezada con el Brut de Barbadillo, Beta Sur y su Blanco de Blanco, coupage de sauvignon blanc, verdejo y moscatel. Los dos últimos platos los acompañamos con el tinto Peter Maurer, pinot noir ecológico de la bodega Maurer & Sons. Todo un descubrimiento. Disfrutamos de la añada 2015. La bodega tiene el viñedo al norte de la provincia de Cádiz junto a Sevilla, en el margen izquierda del estuario del Guadalquivir, en la Puebla de Don Fadrique, a gran altitud.

  

Un gran vino para disfrutar de las potentes y deliciosas costillitas de atún a la barbacoa y el lomo bajo o tarantelo de atún con foie asado, chalotas y panceta ahumada. Éste último de una técnica y categoría gastronómica enorme.

   

Como colofón dos delicias dulces, la textura de arroz con leche y helado de coco y el denominado frambuesa, pistacho, rosas y limón, una preciosidad.

   

La satisfacción fue enorme. Cooking Almadraba ya es todo un éxito y fortalece notablemente la propuesta gastronómica andaluza. Felicidades y a disfrutar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here