La Marina de Benalmádena es uno de los escenarios más agradables y entretenidos de toda la Costa del Sol, un entorno que posee un desarrollo gastronómico excepcional. La llegada de la nueva propuesta Almarina Beach, situada al final de la gran playa de Benalmádena y justo al inicio de la zona de Marina, representa el pistoletazo de salida de dicho desarrollo gastronómico de nueva generación para la zona. Con propuestas modernas y de calidad, servicio exclusivo y precios razonables. Los locales que demandan los nuevos turistas y residentes en la zona.

Almarina Beach es un ambicioso proyecto impulsado por el Grupo Empresarial de restauración Laraiva con presencia en Madrid y Granada, con locales muy especiales y cuidados. Como su nueva propuesta para Benalmádena Almarina, un restaurante de playa de decoración moderna y original, totalmente abierto al mar, pero que preserva lo suficiente al comensal para que se sienta confortable. Es único en la zona, con una barra muy amplia que invita a descubrir su carta de champagnes, vinos y coctelería. Uno de los puntos fuertes de Almarina.

La original y vanguardista escenografía, con mucha vegetación, constituye la primera sorpresa de Almarina. La segunda llega con su carta muy variada y de un elevado nivel gastronómico, a cargo del chef Julio Atencio, que ha sido segundo de cocina de Carlos Duran en Charlie Champagne, uno de los grandes referentes gastronómicos de Madrid, en la calle Segovia. Carlos Duran es, de hecho, uno de los cocineros más comprometidos de nuestro país con la formación y mejora del nivel profesional, como principal impulsor de la Selección Española de Cocina.

Presentación en sociedad de Julio Atencio en la Fiesta POP

El chef Julio Atencio acaba de presentarse en sociedad en la Costa del Sol en la reciente Fiesta POP del Primum Oleum Premium del Hotel Don Carlos del pasado diciembre. En dicho evento gastronómico elaboró un delicioso atún cítrico y templado con el AOVE Trujal de la Denominación de Origen de Sierra Mágina.

Julio Atencio debuta a la Costa del Sol después de absorber todo el buen hacer de Carlos Durán Charlie Champagne y se percibe en la Carta de Almarina, con propuestas muy modernas, ligeras, pero también de mucha profundidad gastronómica y sabores reconocibles. Platos para foodies curtidos y viajados que aprecian la calidad del producto y las elaboraciones impecables.

La carta de Almarina es larga y variada, con propuestas originales y también platos clásicos que siempre satisfacen. Arranca con platos “para compartir” con ensaladas, huevos de corral, con setas y carbones de yuca que recuerdan al famoso plato de Charlie Champagne, croquetas de carabinero… También se pueden elegir platos de pescado al natural, con ostras, mejillones, coquinas y otros mariscos, según el producto de mercado. Así como sugerencias de “Pescaito frito” imprescindibles en la Costa del Sol.

Los arroces son un valor seguro, además del más clásico con marisco o “del señorito”, hay otras mezclas tan originales como el de pato, naranja y cerveza doble malta o el de de avellana, trufa y setas. Respecto a los principales se mezclan igualmente platos muy vanguardistas con otros de inspiración tradicional, tanto en los pescados como en las carnes.

Almarina Beach Experience

Nuestra primera experiencia en Almarina comenzó con ostras con vinagreta de soja, sésamo, lima, alga wakame y tobico, servidas con una colorida escenografía que ayudaba a mejorar el resultado final del plato. Una delicia frente al mar.

Seguimos con el carpaccio de gambón con cítricos y alcaparras que es todo un espectáculo de presentación y sabor. Así como el original, por presentación, tartar de salmón, aguacate y vinagreta de sésamo. Un plato muy personal que proporciona enorme disfrute.

A continuación el pulpo en lecho de cítricos y guacamole de sorprendente profundidad de sabor que nos preparó para disfrutar del arroz del señorito, elaborado con magníficos productos, de perfecto punto de cocción y servido en la mesa. Una comida muy marinera que cerramos con la cuajada hecha flan con avellana tostada, suculenta y con una divertidísima presentación.

Gran nivel gastronómico, estupendo servicio, decoración moderna y muy cómoda, así como escenografía general de ensueño situarán muy pronto a Almarina Beach en el top de las propuestas gastronómicas de la provincia. El nuevo restaurante marca, además, la vía de trabajo para los nuevos proyectos en los destinos más clásicos de la Costa del Sol, como es el caso de Benalmádena Playa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here