La revolución de Baltazár, el nuevo Restaurante del Hotel Kempinski de Estepona, con el Chef Álvaro Hermosín

Baltazár es uno de los conceptos globales de gastronomía de mayor éxito en Europa y ahora llega al recientemente renovado Hotel Kempinski, el cinco estrellas de Estepona, con el chef Alvaro Hermosín a la cabeza. Una propuesta muy moderna, envolvente, donde prima el producto y todo se hace en casa, a fuego lento, incluida su Colección de 6 Salsas (barbacoa, XO, bearnesa, queso azul, crema de trufa y kétchup). Situado en uno de los escenarios más bellos del mundo, al píe de la impresionante piscina del hotel Kempinski, obra del arquitecto, urbanista y paisajista que dio forma a la Marbella actual, Melvin Villarroel.

El concepto de Baltazár triunfa en Budapest, una ciudad que ha sido capaz de unir lo mejor de occidente con la influencia de oriente. Una fusión  estética que se ha desarrollado muy bien en Baltazár, donde se respira un ambiente muy cosmopolita, al más puro estilo neoyorkino, con esos toques orientales que siempre incitan a la espiritualidad. El resultado es un escenario mágico cinco estrellas.

Su propuesta gastronómica es concisa, divertida, global, que invita a compartir, con productos de primera calidad. Los dos restaurantes, el de Budapest y el de Estepona, comparten algunos platos, las propuestas globales de éxito, pero también tienen platos propios que transmiten la esencia gastronómica de cada destino. Lo mejor es el intercambio de ideas entre los dos restaurantes, el de Budapest y el de Estepona. La mejor muestra es el pulpo a la parrilla, un plato creado por Álvaro Hermosín que ya brilla en la Carta de Baltazár Budapest. Una estupenda transferencia de conocimiento gastronómico.

Paseo por la Carta de Baltazár Estepona

Un paseo por la carta de Baltazár Estepona, con la cata de varios platos, da una idea del fantástico concepto gastronómico:

El chef nos da la bienvenida con una tosta de salmorejo con bacalao ahumado y AOVE capaz de transmitir la esencia de la Costa del Sol.

La Carta arranca con el apartado de Tapas para compartir, de las que catamos el ceviche de lubina con lima y cebolleta, un plato de alta gastronomía andaluza, equilibrado y fresco. Una propuesta con el sello de Álvaro Hermosín. También encontramos el ya citado Pulpo a la parrilla con cremoso de patatas y pimentón ahumando, un plato muy querido por el Chef y elaborado con uno de los mejores productos de la costa de Estepona, el pulpo. Sencilla y deliciosa preparación para un producto emblemático de Málaga. Las Carta continúa con varias alternativas de Sopas y Ensaladas.

El primer apartado potente lo constituyen las Parrillas del Horno Tandoori. Toda una tentación. Catamos el  Rib Eye de 300 gramos con cebolla chalota y mantequilla de Oporto, servido con patatas y tres salsas. Un plato global que deja ver un enorme trabajo de I+D previo.  Las hamburguesas también ocupan un papel destacado y la que más éxito tiene es la denominada Baltazár, con queso cheddar y panceta crujiente con sirope, servida con patatas fritas trufadas. Un espectáculo. Se finaliza con el Horno Josper con alternativas como el chuletón de Madrid de un kilo o el solomillo de ternera gallega.

La Carta de Baltazár se completa con platos nacionales y las sugerencias de chef, que van cambiando en función de los mejores productos de cada temporada. Los postres son igualmente sobresalientes y disfrutamos de un clásico, la tarta de queso que resultó impecable.

Para el maridaje se eligió, para arrancar una cerveza artesana malagueña elaborada en La Axarquía, Axarca, con aromas y sabores tropicales que sabe muy bien en un entorno como el Hotel Kempinski. El vino fue elegido por el sumiller gallego, que optó por un vino de su tierra, el albariño Pedralonga, fresco pero con suficiente cuerpo para maridar perfectamente los platos de carne, especialmente en los meses de más calor. Una estupenda armonía.

Baltazár es la cabecera de la nueva tematización gastronómica del hotel Kempiski que tiene nombre propio, El Paseo del Mar. Un fantástico trabajo con tres propuestas más: Spiler Beach Club, el restaurante más próximo a la playa que arranca su primera temporada a modo de Pop up y que seguirá evolucionando el próximo año; Spiler Pool Bar para la zona de piscina y Black Rose una delicada y divertida tematización situada en la zona próxima al hall de entrada del hotel y que merece un desarrollo informativo propio.

Un brillante concepto recién inaugurado que marcará una nueva etapa gastronómica en la Costa del Sol occidental más próxima a Cádiz. Más información en www.elpaseodelmar.es

2018-05-31T15:38:39+00:00