Los inicios de Embutidos Moreno Plaza se remontan a comienzos del siglo XIX. Unos orígenes que hacen referencia a la venta de salazones en el ferrocarril que circulaba desde Cártama hasta la provincia de Córdoba. El salto al sector cárnico y de embutidos tradicionales se produce una generación después y coincidiendo con la apertura de su primer establecimiento familiar. Una pequeña carnicería en Alhaurín el Grande desde donde empezó a suministrar carne de cerdo a distintas fábricas y con la que se elaboraba el reconocido “Salchichón de Málaga”.

El espíritu emprendedor de Moreno Plaza les llevó a trasladar su negocio, a comienzos de los años 40, a una casa más grande donde comenzaron a elaborar su propio embutido. Unas instalaciones que revelaban su carácter pionero y se podía encontrar, incluso, una cámara frigorífica, la primera del pueblo.

Un nuevo traslado se produce en el año 92, coincidiendo con la inauguración del Polígono La Rosa en Alhaurín. Moreno Plaza es la primera empresa que se hace con una parcela en el mismo, en concreto adquiere cinco. Sendas ampliaciones en 1998 y 2003 dan como resultado unas instalaciones de más de 6.000 metros cuadrados y una plantilla cercana al centenar de trabajadores desde la que anualmente produce más de 6.000 kilos de producto.

Más de 100 años de historia que han venido marcados por el esfuerzo, tesón y adaptación a los nuevos tiempos y donde la calidad ha primado siempre. Así, sus productos cuentan con el sello de Calidad Andaluz, certificación de producto ibérico, certificación de seguridad alimentaria IFS Food y la certificación de producto Halal.

Más información en www.morenoplaza.es

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here