Descubrir y encumbrar la cocina de mujeres es una de las principales misiones y satisfacciones de Marbella All Stars. La malagueña Irene Garrido, del Perchel, copropietaria y Chef Ejecutiva de KGB de Málaga, el espacio gastronómico más activo de la ciudad, nos descubre una cocina intensa, sabrosa, con mucho conocimiento, nacida de la alquimia del trabajo conjunto y experiencia vital con su marido, el mexicano José Alberto Callejo. En una palabra, una cocina decidida de enorme valor gastronómico que, además, tiene una gran evolución.

KGB es un concepto donde se unen dos propuestas. Por una parte la propia, de tapas andaluzas, del resto de España e internacionales, una selección de estupendas burgers y bocatas muy especiales o panes con acento andaluz. Por otra parte, las tapas de importantes chef invitados que van cambiando cada mes y que supone todo un aliciente gastronómico en el centro histórico de Málaga.

La parte de la Carta de KGB nacida del talento de Irene es la que queremos descubrir. La cocinera ha unido en un coctel que es pura vanguardia sus raíces malagueñas, el paso de diez años por México, multitudes de viajes, con el conocimiento de la Alta Gastronomía actual, malagueña y del resto de España.

Cocina que enseña, reconforta el alma y es inspiración

El resultado es una cocina razonable y cercana, de intenso sabor, atrevida, bien hecha. Una cocina que se prepara en casa, con todo el amor, cuando llegan los amigos del alma. Que enseña, reconforta y es inspiración. A continuación describimos la experiencia.

Para arrancar ensaladilla rusa, con patata machacada, gambas, huevo duro, mayonesa y mucho cariño, según se indica en la propia carta. Plato que quedó en cuarto lugar en el Campeonato de Ensaladillas de Málaga de este año. Absolutamente redonda. Perfecta para arrancar la experiencia KGB.

A continuación llegó el tartar de atún rojo con salsa “Kimchipotle”, es decir, kimchi y chipotle, acompañado con alga wakame, un tipo de alga que gusta mucho a la cocinera. Propuesta en representación de Korea / México. Un plato actual, perfecto para compartir, de intenso sabor.

 

 

 

Después una propuesta de España e Italia, la ensalada negra de pasta con pulpo a la plancha, wakame, rúcula, albahaca y aliño de calamares en su tinta, según la receta del abuelo cántabro de José Alberto. Un plato muy sorprendente por concepto, muy visual y de resultado gastronómico sobresaliente.

 

Seguimos con un planto de inspiración estadounidense, en concreto de California, el pollo salteado con ajo y cilantro, cubierto con una tersa crema agridulce de “Margarita” (tequila, Cointreau y lima). Sabor intenso, diferente, provocador y ganador. Tapa vencedora de la V Ruta Exquisita Victoria.

 

 

 

 

Seguimos con la Presa ibérica de “Joselito” a la plancha, ligeramente laqueada con una salsa de chile Guajillo, cebolla y ajo, acompañada de un cremoso puré con un toque de manteca colorá. De nuevo el toque de esas salsas singulares, nacidas de la fusión de almas y sabores. KGB en estado puro.

 

Poke de Pulpo, bowl de arroz estilo sushi bañado en una vinagreta japonesa con pulpo lacado con salsa de anguila, wakame, pepino fresco Furikake y salsa de Kimchipotle. De nuevo un plato de estilo muy personal, muy armónico.

 

 

 

La hamburgesa elegida de la carta fue la de nécora de concha fina, frita en témpura, mayonesa marinera picante con hueva de pez volador y alga wakame. Buenísima, divertida de comer, sorprendente… Deben de descubrirla malagueños y visitantes.

 

 

 

Finalizamos con la baguette de bacalao ahumado, mermelada de tomate casera y mayonesa de nuez de Macadamia frita. Una propuesta especialmente delicada y de intenso sabor. Combinación perfecta de sabores.

Para el postre dos helados ideados por Irene y desarrollados por Iceberg. Los dos colosales, divertidos, diferentes:

Helado de crema de chocolate semi amargo ahumado con leña con almendras tostadas y toffee de caramelo salado.

Helado de vainilla bourbon de Madagascar con cereales malteados y un toque muy ligero de canela de Ceylan servido con arena de galletas Specoolus.

 

 

 

 

 

Bravísimo al emprendimiento de la pareja y la audacia de la cocinera. Un ejemplo de las joyas que surgen del amor de una pareja. Gracias a Irene y a José Alberto por compartirlas, con sus clientes, amigos y con Málaga.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here