Excelencia, experiencia y tradición son las señas de identidad de Aljomar. La firma ubicada en Guijuelo (Salamanca) y cuyos jamones ibéricos de bellota serán protagonistas del espacio “Jamones de Leyenda” la gran novedad de la III Edición de nuestra Fiesta POP que se celebra el 3 de diciembre en el Hotel Don Carlos.

La historia de Aljomar es el sueño de Alfonso Sánchez y su mujer Carmen que desde 1969 regentaban una tienda de ibéricos en Triana, Sevilla. Hasta que un día, hace más de 27 años, decidieron dar un paso hacia sus orígenes, regresar a Guijuelo y montar su propia fábrica de embutidos.

 

Un proyecto que poco a poco comenzó a dar pasos. Uno de los más importantes fue en 1997, con la incorporación de la explotación agropecuaria Vera Vieja, en Retamal de Llerena (Badajoz). Una finca que es el auténtico corazón de Alojmar y en donde en su amplia dehesa se crían los cerdos de raza ibérica sin estrés. Su pureza genética y una alimentación cien por cien natural son los responsables del extraordinario sabor de estos jamones.

 

Lenta elaboración artesana

La incorporación del matadero de El Navazo, uno de los más avanzados tecnológicamente en Europa, es otro momento decisivo en la historia de la firma salmantina. Allí, tras la selección de los mejores cerdos, se lleva a cabo el sacrificio y el despiece de los animales. Pero lo que es más importante, permite a Aljomar contar con un ciclo controlado de producción y elaboración que aporta homogeneidad y calidad a sus piezas

Un ciclo que se cierra con la curación de los jamones en Guijuelo. Al abrigo del Sistema Central y en un microclima privilegiado. Con sus inviernos fríos y secos, así como sus veranos suaves y cortos, permite un perfecto secado y maduración de las piezas y donde cientos de artesanos, crean día a día, con lentitud y sabiduría, el Jamón Ibérico Guijuelo, «único en el mundo».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here