El desayuno es el momento gastronómico que tiene un mayor desarrollo en la actualidad. Mientras que sorprender a los comensales resulta cada vez más difícil en el almuerzo o la cena, la capacidad para conseguirlo en los desayunos es enorme. Porque, además, la mayoría de los desayunos que se ofrecen son muy previsibles. Los responsables de la Alta Hostelería, sin embargo, no les prestan la atención que merecen, teniendo presente, además, que el desayuno es la comida más importante del día.

La revolución gastronómica de los desayunos, por tanto, está pendiente. Siguiendo el ejemplo que marcó Ferrán Adriá con los desayunos que ofrecía en el hotel exclusivo de la Hacienda Benazuza de Sevilla, sublimes experiencias que en algún momento habrá que recuperar y evolucionar. Marbella, de hecho, es un lugar único para disfrutar de un desayuno gastronómico.

El hotel Kempinski, con la llegada de su nuevo chef ejecutivo Santiago Guerrero, mano derecha de Dani García en varios de sus proyectos, tiene como reto seguir mejorando conceptualmente su gastronomía para lo que ha lanzado El Paseo del Mar con varias propuestas. El Desayuno en el restaurante de Playa, Spiler, es una de esas propuestas: a la carta, elaborada con cariño y diversidad, frente al mar, en los maravillosos jardines del hotel.

Un desayuno abierto al público que comienza a apuntar las líneas maestras de una experiencia gastronómica singular para arrancar el día. La Carta de los desayunos de Spiler es muy diversa. Hay opciones clásicas y muy bien elaboradas, como el Spiler Benedectino con jamón, huevos benedictinos y salsa holandesa en brioche tostado.

Desde luego propuestas sanas, con gran presencia de frutas, con preparaciones originales que las hacen aún más apetecibles, con sirope de agave, yogur, granada, menta y almendras machacadas. También están diseñados en clave saludable los boles, como los dos que probamos: la granola casera con yogur griego, miel y bayas veraniegas y el bol chai y de coco, con compota de frutas del bosque y semillas tostadas.

Se complementa con Smoothies (mango y menta; arándano y plátano y té verde y manzana) y una colección de zumos. Es recomendable pedir una cesta de bollería para acompañar el café, con tostadas, croissant y pastas danesas con mantequilla y mermelada. Perfecto para acompañar uno de los café de la amplia colección que propone.

Un desayuno diferente y exquisito en un escenario único y muy bello que potencia tanto la propuesta global del Paseo del Mar como la de toda Marbella y Estepona. Una línea a seguir para el sector, porque los desayunos se merecen mucho más cariño. Prestarles más atención dará grandes alegrías a la Alta Gastronomía. Más información en http://spilerbeachclub.es/pagina-principal.html

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here