Los viajeros que llegan a un destino quieren empaparse del espíritu de la tierra que visitan. La música y la comida son dos elementos fundamentales para conseguirlo. Dos aspectos que turísticamente siempre se han aprovechado, aunque, en ocasiones, se han banalizado, ofreciendo manifestaciones musicales y gastronómicas de escasa calidad.

El hotel Don Carlos ha recuperado la esencia cultural de la gastronomía y de la música española de calidad, uniéndolas en una nueva propuesta para el verano 2018. Una cenas temáticas que se desarrollan con el nombre de Spanish Night durante las noches de los miércoles en la terraza del Restaurante Los Naranjos,  un precioso escenario tematizado como un mercado gastronómico mediterráneo. La terraza de Los Naranjos es, además, uno de los escenarios más bellos de toda Marbella, en la zona con más vegetación del destino y con el mar como fondo.

Así explica el espíritu de Spanish Night, la directora del Alimentos y Bebidas del hotel, Marie-Elisabeth Chassagnon: “se trata de ofrecer una propuesta gastronómica de inspiración española de calidad, con un desarrollo y presentación muy actuales, junto a un espectáculo de flamenco elegante y moderno, desarrollado por artistas de nueva generación que empatizan con un público joven y global. En muchos casos con niños, pues hay muchas familias en verano que eligen esta opción para cenar”.

Un concepto que ha arrancando brillantemente, con un desarrollo gráfico propio de señalización y resto de la cartelería, como el menú. Señalización en armonía con el espacio, rodeado de naturaleza, con dominio de los tonos azules y verdes, donde destacan las preciosas mesas de baldosines. La terraza ofrece un ambiente muy cálido y envolvente perfecto para disfrutar tanto de la música como de los diferentes platos que van llegando a nuestra mesa.

La propuesta gastronómica es larga y pausada, lo que permite relajarse y dejarse llevar por la magia del flamenco en directo. Pero también ágil, divertida y con capacidad de sorprender hasta el final. El comensal cuando se sienta ve llegar a su mesa una ración de aceitunas, un platito de jamón serrano recién loncheado por un cortador y una copa de sangría de calidad. Copa que los camareros rellenan a lo largo de la cena aunque también existe la opción de elegir un vino de la amplia carta. Además del pan de elaboración propia, picos y exquisito Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) de la marca Basilippo, recién incorporada por el hotel.

A continuación llega el homenaje a las tapas servidas en divertidos platos y soportes: ensaladilla rusa, fritura de pescado, salpicón, croquetas y coca recién elaborada con queso de Mahón.

Después el comensal puede elegir entre varios platos principales pensados para todos los gustos. Incluida la opción de paella elaborada en el mismo momento por un chef para dos personas. Una propuesta ganadora entre el cliente extranjero.

Respecto al resto de los platos se puede elegir entre pescados, como besugo salteado con verduritas o lubina con angulas de trigo; carnes como el pollo asado deshuesado con gambas o el solomillo con vegetales de temporada y hasta pizza de berenjena, con gorgonzola y manzana verde también recién elaborada.

La cena se cierra con una selección de cuatro postres originalmente servidos en pequeñas porciones individuales de piña fusionada con hinojo y cítricos, crema de mascarpone con café y virutas de cacao, tarta de queso con helado de fresa y mousse de chocolate al 70 por ciento con pan, AOVE y sal.

Así es el homenaje a España y Andalucía del hotel Don Carlos realizado con enorme cariño y profesionalidad. Una propuesta de calidad, moderna, diseñada para seguir evolucionando el turismo en la Costa del Sol en clave de excelencia. El precio de la cena es de 55 euros por persona sin incluir el vino. Más información en www.doncarlosresort.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here