La llegada de Oscar Amores, uno de los cocineros más brillantes y auténticos de la Costa del Sol, hace dos años, y de Luis Miguel García al frente de la Sala hace sólo cuatro meses, ha impulsado al restaurante El Higuerón, un clásico con treinta años de trayectoria, al top gastronómico.

En El Higuerón siempre se ha comido muy bien, además de disfrutar de una de las mejores panorámicas de la Costa del Sol. Pero el asentamiento de Oscar Amores ha llevado la cocina hasta un nivel auténticamente gourmet. Sabiendo recoger la esencia asturiana y aportando vanguardia. Luis Miguel García, por su parte, llegado de importantes grupos de hotelería de dimensión internacional, ha traído máximo conocimiento de gestión y sabiduría para crear magia en la Sala. Con una estupenda actualización de la bodega con lo que llama “golosinas” para compartir.

Todo está preparado para la inminente actualización de la decoración y ambiente para seguir impulsando el mito de este emblema gastronómico de la Costa del Sol. El objetivo es, según comentan, Oscar y Luis Miguel, pasar de tener clientes fidelizados a auténticos fans del concepto. Marbella All Stars es uno de esos fans.

La magia de una gran pareja

Oscar y Luis Miguel forman una pareja que expresa el absoluto y necesario equilibrio entre la cocina y la sala, fundamental para lograr la excelencia gastronómica que disfrutamos en una gran comida.

 

Arrancamos con una copa de Tío Pepe fino en rama y un delicioso paté de cabrales como aperitivo de la casa. A continuación llegan unas gildas, como muestra de cortesía y buen hacer, en este caso de sardinas curadas. La alegría ya estaba servida en la mesa para recibir el primer plato de carácter, un delicioso carpacho de buey. Super equilibrado y maridado con un intenso  y envolvente Vindel, albariño de 2015 de Martín Códax. Pura armonía gastronómica.

  

Es el primer acto de una experiencia inesperada por autenticidad y excelencia. Antes de arrancar con la segunda parte de mayor intensidad, disfrutamos de una auténtica joya. Una deliciosas vieira con salsa bearnesa con un fondo de tomate maridada en armonía con un delicioso champagne rosado, André Delorne. Un toque delicado que convierta una comida en única.

 

 

 

 

La segunda parte de la comida nos trae las mollejas de cordero con níscalos, un plato clásico del restaurante; la clásica fabada con chorizo, morcilla y lacón y fabes con almejas y guindilla vasca. Los tres impecables, las elaboraciones en su punto y de enorme profundidad. Cocina clásica envolvente, reconfortante y siempre ganadora. El maridaje lo protagoniza  Martín Sarmiento, mencía del Bierzo de la añada 2011. Una  de las fantásticas 5.075 botellas que se elaboraron.

 

Pero las sorpresas continúan con la llegada de la Tabla de Queso asturianos a la que Oscar quiere añadir también algunas propuestas malagueñas próximamente. La colección de quesos asturianos en muy notable y está bien explicada con Cabrales, Prías, Alfuega’ Pitu, Peñamellera, Gamonedo, La Peral, Vidiego o Casin. Merece la pena degustarla. Mención sobresaliente merece la tarta de queso con nombre propio, el de su creadora, Florentina, con base de galleta María, crema ligera de queso caramelo y salsa inglesa. Una auténtica delicia que culminamos con Louis Sipp, un esplendido riesling que limpia el paladar para disfrutar de toda la profundidad de los quesos.

Un auténtico lujo, por cocina, servicio y entorno. Así es El Higuerón, un clásico que sigue mejorando cada día. Para paladares superlativos.

  

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here