El gran maestro chocolatero Juan Maria Iriarte ha elevado sus Ekhi Gold Chocolate, que ya estuvieron en la Fiesta POP 2018 y en nuestra IV Cumbre, hasta el nivel Premium. Unos bombones que unen dos de los grandes mitos de la Humanidad, el oro y el chocolate, que caracteriza cada especialidad de Ekhi Gold, y que ha exigido cinco años de I + D y una inversión superior al cuarto de millón de euros.

El obrador artesanal de Ekhi Gold Chocolate, localizado en la localidad navarra de Vera de Bidasoa, acaba de incrementar su abanico de especialidades con oro tras el éxito de los bombones recubiertos de oro y con forma de Sol, toda una primicia mundial. Los impulsores de la marca artesanal de chocolate lanzan ahora nuevos formatos de presentación: los bombones con forma de corazón y copos de oro en su interior, que ya son regalos de referencia para celebraciones nupciales, y las tabletas con oro infusionado, que aportan, además, un diseño arquitectónico muy singular.

El chocolate supremo, procedente de Perú y adquirido por Ekhi Gold según el reglamento de Comercio Justo, el oro puro, de 23,9 quilates, y la maestría artesanal para elaborar a mano cada pieza, son claves de la tendencia más reciente en el mundo del dulce de prestigio: las Joyas para Comer.

Juan Mari Iriarte, segunda generación de Pasteleros de prestigio, Gran Maestro Chocolatero, formado con los mejores profesionales de Europa, y emprendedor, está detrás del nuevo camino emprendido por el mundo del dulce Gourmet. Su técnica, depurada tras más de una década de colaboración con los especialistas del sector, ha apoyado su creatividad a la hora de abrir una vía nueva en el universo de los chocolates Gourmet.

Más de 5 años de investigación, protagonizada por especialistas médicos y nutricionales de la Universidad de Navarra, junto con un cuarto de millón de euros de inversión han puesto los pilares de Ekhi Gold Chocolate, la empresa impulsada por Juan Mari Iriarte.

Los bombones recubiertos de oro comestible con el sello Ekhi Gold son los nuevos referentes en el mundo del regalo al reunir dos de los grandes sueños de la Humanidad: el chocolate y el metal precioso que recuerda el brillo del Sol.

Su entrada por todo lo alto en el mundo Gourmet también se explica por su preocupación por la Naturaleza, una faceta cada vez más considerada por personas y empresas que se mueven en el mundo del lujo. Una puesta de sol en los acantilados de Sokoa, en la costa vasca del Cantábrico, aportó la inspiración estética a Juan Mari Iriarte en su búsqueda de nuevos caminos a los bombones Gourmet.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here