El Chef Ejecutivo del Gran Meliá Don Pepe, Victor Carracedo, es el anfitrión de los grandes cocineros que cada año cocinan en la Global Gift Gala (GGG) y responsable de elaborar uno de los platos de la cena. Victor ya ha participado en cinco galas y la propuesta elegida para la cena que el próximo domingo se celebrará en el Gran Meliá Don Pepe será una pieza tan especial como una costilla de Black Angus glaseada con miel y romero, raíces y brotes. Así explica el chef la razón de la elección: “este plato plasma muy fielmente en una propuesta única la filosofía de cocina que desarrollamos en T-Bone Grill, pues tiene el mismo tratamiento que el Jarrete de ternera lechal. Le damos la misma cocción de dieciséis horas y lo terminamos glaseándolo con una demi-glace de ternera, miel y romero”.   

El cocinero estará acompañado por Jose Carlos Fuentes, del Club Allard de Madrid (elaborará Gamba roja de Palamós marinada, alioli de tinta y emulsión de acelgas); Paolo Casagrande del restaurante Lasarte de Barcelona (ravioli de wagyu y anguila glaseada, ostra yoadada, raifort y caviar) y Mauricio Giovanni de Messina también de Marbella (borrachito de Malaga, helado de manzana asada y sabayón de oloroso).

Para Víctor Carracedo cocinar en la GGG es toda una fuente de inspiración. Así lo explica: “la Global Gift Gala me aporta muchas sensaciones. En primer lugar, el orgullo de poder colaborar con mis manos en una causa social tan admirable como la de ayudar a niños que se encuentran en situación de necesidad. En segundo lugar porque todo lo que envuelve a un evento de esta envergadura significa mucho trabajo en equipo, esfuerzo e ilusión. En tercero porque es un reto enorme cocinar con los mejores chefs de nuestra gastronomía y coordinar todo”.

Víctor Carracedo crea sus platos especialmente para la ocasión  y normalmente luego pasan a integrar las Cartas de los distintos puntos de venta gastronómicos del hotel.

Una propuesta con el espíritu de T-Bone Grill

Para preparar las costillas de Black Angus se limpian del excedente de grasa que pueda tener, ya que es una parte donde el animal acumula bastante. Se cocinan durante dieciséis horas a baja temperatura junto a una selección de verduras y hierbas aromáticas frescas. Una vez sometidas esta larga y suave cocción se va rustiendo a la vez que se pinta, con un pincel, con una demi-glace de miel y romero hasta que caramelice bien la capa exterior. Finalmente hacemos por un lado un puré cremoso que lleva chirivía, tupinambo y patata mona lisa y por otro lado un puré con las hojas verdes del repollo. Esto ira acompañado de brotes de acelga y de remolacha y flores que le aportaran frescor.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here