El faro que desprendía una intensa luz desde un muelle en un horizonte cercano es uno de los símbolos más representativos de El Gran Gatsby, la magnífica novela de Francis Scott Fitzgerald. Obra literaria que inspiró dos adaptaciones cinematográficas interpretadas por sendos iconos masculinos de sus respectivas generaciones, Robert Redford y Leonardo DiCaprio. Faro icónico que surge en una atmósfera onírica con un doble significado: la frustración del protagonista Gatsby por haber perdido a ex amante Daisy, pero también una luz que le permitía, día a día, estar cerca de ella.

Un escenario cinematográfico tan mágico como la terraza del restaurante El Gran Gatsby, situado en la Torre de Puerto Banús, desde donde se divisa el faro y un inmenso e inquietante mar con Gibraltar y África al fondo. Uno de los espacios gastronómicos más bellos y singulares del mundo, por vistas, con una decoración vanguardista y sobria, muy marinera e integrada en el paisaje y una propuesta gastronómica de mucha calidad y capacidad de sorpresa a cargo del Chef Quique Alcaide. Culminado con una bodega muy completa, diversa y estudiada para hacer disfrutar a los clientes, con importantes joyas para esos momentos memorables. Además de una propuesta de coctelería muy moderna, variada y super cuidada. Y todo a unos precios muy razonables, a partir de 65 euros.

El Gran Gatsby es una propuesta emocional, cuidada al máximo para clientes realmente muy exigentes. Para gastrónomos que conocen muy bien y valoran tanto la calidad y la creatividad de los mejores fogones internacionales, como el precio correcto. Para aquellos que buscan el auténtico disfrute, al margen de modas. Una propuesta vanguardista en plena madurez.

Nandu Jubany, como inspiración

Es la evolución lógica para un concepto gastronómico brillante creado hace siete años por el chef Nandu Jubany, uno de los grandes referentes de Catalunya, que cuenta con una estrella Michelin y tres soles Repsol en su restaurante Can Jubany. La propuesta de Jubany es un perfecto ejercicio de equilibrio entre una cocina tradicional de calidad y una moderna y brillante, siempre con productos de proximidad y temporada. Un espíritu que logra trasladar a El Gran Gastby, pero con el estilo propio de Marbella, muy marinero, marcado por la luz, el mar y los colores de un dulce Mediterráno que ya se abre a la fuerza del Atlántico.

Jubany articuló y asesoró la propuesta gastronómica del restaurante hasta dos años después de su apertura. Un aprendizaje que asimiló y ha desarrollado con talento y personalidad propia el Chef Ejecutivo, el gaditano Enrique Alcaide en una cocina pura, cargada de profundidad, potencia, colorido y alegría. Una cocina limpia y auténtica elaborada con los mejores productos y toda la pasión, en comunión con el escenario mágico de El Gran Gatsby.

Así fue la degustación de la Cata de Marbella All Stars:

  • Como aperitivo arrancamos con cremosas de carabinero y buñuelos de bacalao con sabores reconocibles y reconfortantes que preparan los sentidos para el disfrute.
  • Coca de foie con manzana caramelizada y contrastes, plato emblemático del arranque del restaurante a cargo de Nandu Jubany. Un clásico que sólo por catarlo, ya justifica la visita. Muy envolvente
  • Bullabesa con raviolis de pescado de roca con mejillones y aire de hinojo, equilibrio de sabores y texturas. Templado y delicado que arropa al comensal.
  • La versión del Valle del Guadalhorce de Enrique Alcaide, plato vegetariano sorprendente en línea con las últimas tendencias de fermentación que merecerá un apartado especial en de la serie de Cocina con Eladio.
  • Pulpo a la brasa con absoluto dominio de la técnica. El chef es un maestro en la preparación de los fondos. Perfecto y precioso emplatado
  • Lubina a la brasa, de enorme calidad y perfecta preparación con salsa de apionabo de sabor impactante y contundente, servida en un impresionante plato verde.
  • Rodaballo a baja temperatura con judías de Kenia y tirabeques. Igualmente perfecto.

El trío de postres hace honores al menú anterior con:

  • Búnker: Mousse de chocolate blanco, crumble y crema de fruta de la pasión, con un guiño al golf con la original presentación. Goloso y sensual.
  • Versión Gin&Tonic El Gran Gatsby, super fresco para arrancar una deliciosa sobremesa,,
  • Tarta de queso con crema de avellanas y frutos rojos escarchados, infinito sabor que no se quiere terminar nunca.

Memorable comida maridada con un clásico, Pago de los Capellanes 2015, Crianza, 100 por cien tempranillo que evolucionó especialmente bien en copa hasta culminar una comida irrepetible

Es sólo una pequeña muestra de uno de los mejores restaurantes del mundo, por concepto, ubicación y por honestidad de su propuesta. Un clásico que tenemos la inmensa fortuna de tener en Puerto Banús y que debemos de cuidar e impulsar. Es imprescindible la visita para conocer la esencia de la Marbella más exclusiva. Más información en www.elgrangatsby.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here