Cuando una pareja o un grupo de foodies quiere disfrutar de una experiencia gastronómica realmente satisfactoria, se tienen en cuenta factores fundamentales como: calidad del servicio y precio redondo.

Ahora mismo se come realmente bien en multitud de establecimientos. Pero esa guinda final llega de la mano de las explicaciones facilitadas por el equipo anfitrión, del cariño a los comensales y, por supuesto, del equilibrio del ticket final.

Todo eso se encuentra en Araboka, el antiguo Eboca, situado en el centro de Málaga capital, calle Pedro de Toledo, 4. Antonio Fernández, su responsable máximo, es uno de los grandes profesionales de la sumillería del momento, un profesional tan aplicado, como humilde, que se convierte en un lujo de anfitrión dirigiendo un estupendo equipo.

Teníamos unas ganas enormes de disfrutar de su propuesta: elaboraciones clásicas, sinceras, auténticas, con auténtico sabor malagueño, muy bien presentadas, con unas piezas de vajilla muy originales. En una palabra, cocina reconfortante, que siempre es tan agradable disfrutar fuera de casa.

Nos han seducido sus platos contundentes, capaces de saciar el apetito más voraz, tanto que no pudimos abarcar el postre. Pero volveremos pronto para seguir explorando la propuesta.

Sabores y emociones cercanas

Así fueron los pases que disfrutamos en Araboka:

  • Arrancamos con un sobresaliente lomo de Ronda de Dehesa de los Monteros y una copita de manzanilla Barbadillo en rama

 

  • Ajoblanco con helado de Pedro Ximénez. Esencia gastronómica malagueña de elaboración impecable. 
  • Tartar de salchichón de Málaga con pasas maridado con Flor Floris, el moscatel de Málaga que aunque flojo en nariz, resulta muy satisfactorio en boca. Muy buena combinación

 

  • Gazpachuelo con carabinero, rape y almeja con el añejo seco Trajinero, todo un descubrimiento. Impecable.

  

  • Alcachofas naturales confitadas con chopitos e ibéricos. Divertido y redondo en boca.

  • Puntillitas fritas con huevo, exquisito maridado con el cava Jaume Giró i Giró.

  

  • Pluma Ibérica de Bellota Macerada con Salsa Pesto Rojo maridada con Altocielo 2015 de Bodegas Lunares de Ronda. Sobresaliente.

   

Araboka es, por derecho propio, uno de los restaurantes gastronómicos imprescindibles de Málaga, a los que se tiene ganas de volver siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here