La calidad gastronómica de un destino se mide, desde luego, por la oferta de sus restaurantes gourmet. También se mide por la diversidad y excelencia global de sus propuestas. Por ello, lugares como Almijara Casual Bar dan el auténtico nivel gastronómico a un destino como Málaga capital.

Es una experiencia recomendable para cualquier visitante que llega a la ciudad y todo un clásico para los malagueños, como corresponde a una casa de comidas ilustrada, que ha nacido de la humildad, el trabajo y el desafío constantes. Son treinta años de espíritu de superación de su cocinero, José Andrés Jiménez, y de todo el equipo que oficia su arte en el pequeño local del barrio del Perchel, a doscientos metros de la estación del AVE.

José Andrés tiene un auténtico club de fans encabezado por algunos de los profesionales más reputados de la gastronomía de Málaga. Es un cocinero habitual de los encuentros de Marbella All Stars y siempre nos sorprende con sus creaciones vistosas e impecables. Descubrir su casa ha sido una auténtica delicia.

Esto es #RealFood #RealPeople

Porque rebosa buen hacer, cariño, humanidad, sabor, trabajo y creatividad. Todo un exponente del concepto #RealFood en estado puro. Es cocina elaborada con los mejores productos para reconfortar las almas de los visitantes. En Almijara el comensal, además de sentirse en casa, se emociona con la autenticidad y creatividad de los platos. Buena muestra fueron los que mostramos:

Ensaladilla rusa con mayonesa de AOVE y ventresca de atún. Impecable y muy bien servida. Fue la primera propuesta junto al plato del día, unos suculentos callos.

Huevos rotos con foie, jamón ibérico y sus patatas chips caseras, correctos aunque no fue el más interesante.

  

Tosta de sardina con cremoso de queso de cabra y confitura de boniato, sabrosa y sutil.

 

Rollitos malaguitas rellenos de pringá sobre humus de garbanzos en su caldito (versión de coles) en nuestra opinión el mejor plato que catamos, por originalidad, equilibrio gastronómico, profundidad de sabor y presentación.

  

Fideos tostados thai con langostinos, alioli de espirulina y mayonesa de ajo negro. También correctos y de presentación tal vez demasiado atrevida por el uso de la espirulina en la mahonesa.

 

 

 

 

Carne con tomate, carrillada de cerdo ibérico a baja temperatura en una salsita casera de tomate frito del Guadalhorce. Novedad de la carta y una auténtica gozada. Todo un guiño de simpatía y de sabores sobresalientes.

  

Presa de bellota a baja temperatura aromatizada con romero servida en barbacoa de textura y sabor sobresaliente.

Para finalizar la comida la tarta de queso, perfecta para planificar la vuelta a Almijara muy pronto. Una gran comida con continuas sorpresas de presentación y conversación animada con José Andrés y su mujer Vanesa.

  

Felicidades equipo por hacer de la sencillez un arte. Todo un ejemplo a seguir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here